Hacienda Permitirá Aplazar Deudas De Hasta 50.000€ Sin Avales

Hacienda permitirá aplazar deudas de hasta 50.000€ sin avales

¿En qué casos permitirá Hacienda fraccionar y aplazar deudas de hasta 50.000 euros?

El departamento de recaudación de la Agencia Tributaria ha anunciado una medida que beneficiará a los contribuyentes: se permitirá el aplazamiento y fraccionamiento de deudas tributarias de hasta 50.000 euros sin la obligación de aportar garantías o avales. Esta medida entró en vigor el pasado 15 de abril, y tiene como objetivo facilitar el pago de deudas a los contribuyentes y brindarles mayor flexibilidad en su situación financiera.

Además del aumento del límite exento de garantías, Hacienda también ha ampliado los plazos de pago. Para personas físicas, los plazos máximos se han elevado de 12 a 24 meses, mientras que para personas jurídicas el plazo máximo ha pasado de 6 a 12 meses. Estos plazos serán aplicables tanto a las deudas gestionadas por la Agencia Tributaria como a los tributos estatales cedidos a las Comunidades Autónomas.

Es importante tener en cuenta que esta medida no tiene carácter retroactivo, por lo que solo se aplicará a los aplazamientos presentados a partir del 15 de abril de 2023.

¿Cómo puedo aplazar una deuda tributaria en 2023?

Si deseas aplazar o fraccionar una deuda tributaria con un valor de hasta 50.000 euros, a partir del 15 de abril de 2023 no será necesario aportar ninguna garantía ni aval. Sin embargo, esta mejora no se aplicará a las solicitudes que ya se encuentren en curso.

Además, se han introducido mejoras adicionales para los casos en los que se aporte un aval bancario o seguro de caución. Los plazos máximos de aplazamiento se han ampliado de 36 a 60 meses. Si se aporta como garantía un inmueble urbano sin cargas, los plazos se extenderán de 24 a 36 meses. En casos excepcionales, con autorización previa, los plazos podrán llegar hasta los 60 meses.

Para solicitar el aplazamiento de una deuda, deberás acceder a la sede electrónica de la Agencia Tributaria y presentar el modelo correspondiente. Es necesario proporcionar información relevante como el importe de la deuda, el motivo del aplazamiento y la cuenta bancaria de domiciliación de pagos.

¿Qué tipo de bienes se pueden usar como aval para aplazar una deuda tributaria?

En el caso de que la deuda sea superior a 50.000 euros, será necesario aportar garantías de pago. Como novedad, ahora se aceptarán inmuebles urbanos con cargas previas como aval, siempre y cuando el importe restante después de descontar esas cargas supere el 115% de la deuda. También se podrán utilizar inmuebles rústicos con un valor que asegure un importe mínimo del 200% de la deuda.

¿Qué deudas se pueden aplazar?

La medida de aplazamiento se aplica a los pagos fraccionados del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) correspondientes a los Modelos 130 y 131, así como a la declaración trimestral del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que corresponde al Modelo 303. Estas son las deudas tributarias que podrán ser aplazadas sin necesidad de aportar garantías o avales adicionales.

¿Qué deudas no se pueden aplazar con Hacienda?

Existen algunas deudas que no podrán ser aplazadas con Hacienda. Entre ellas se encuentran las retenciones e ingresos a cuenta que requieren los Modelos 111, 115 y 123, así como los pagos fraccionados a cuenta del Impuesto sobre Sociedades que se declaran mediante el Modelo 202. También se excluyen las resoluciones firmes desestimatorias suspendidas.

Conclusión

La medida adoptada por Hacienda de permitir el aplazamiento y fraccionamiento de deudas de hasta 50.000 euros sin avales es una excelente noticia para los contribuyentes. Esta medida brinda mayor flexibilidad y facilidades para el pago de deudas tributarias, permitiendo a los contribuyentes organizar sus finanzas de manera más eficiente. Además, la ampliación de los plazos de pago y la aceptación de nuevos tipos de garantías contribuyen a hacer el proceso más accesible y viable para aquellos que se encuentren en dificultades económicas.

Es importante tener en cuenta los casos en los que esta medida no se aplica, como las deudas que superan los 50.000 euros y requieren garantías adicionales. Sin embargo, para aquellos contribuyentes que cumplan con los requisitos establecidos, esta medida representa una oportunidad para aliviar su carga financiera y regularizar su situación tributaria de manera más flexible.

Si tienes deudas tributarias y cumples con los criterios establecidos, te recomendamos que aproveches esta nueva medida y solicites el aplazamiento o fraccionamiento de pago. Recuerda acceder a la sede electrónica de la Agencia Tributaria y seguir los pasos correspondientes para presentar tu solicitud de manera adecuada. El aplazamiento de deudas puede brindarte un alivio financiero y la posibilidad de cumplir con tus obligaciones tributarias de forma más cómoda.