La Ley Orgánica 3/2007, en su artículo 46, define el Plan de Igualdad como un conjunto ordenado de medidas para la igualdad efectiva de hombres y mujeres en todo tipo de organizaciones. Su objetivo principal es eliminar la discriminación de género en el entorno laboral y garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso al empleo, la formación y la promoción profesional.

Un plan de igualdad debe ser un instrumento acorde a las necesidades de la empresa, donde se visibilicen las condiciones reales de hombres y mujeres. Debe establecer acciones concretas para eliminar las barreras, conductas sexistas y situaciones de discriminación fundadas en roles y estereotipos de género, para lograr equilibrar las relaciones de poder entre hombres y mujeres y eliminar las brechas de género.

 

Las empresas obligadas a implantar el plan de igualdad son:

  • Empresas que cuenten en plantilla con 50 o más personas trabajadoras.
  • Si el convenio colectivo les obliga a contar con plan de igualdad.
  • Si la empresa ha sido sancionada por alguna autoridad y en esa sanción se establece la obligación de negociar un plan de igualdad.

 

El no cumplimiento limitará a la empresa en cuanto a los siguientes puntos:

  • No contar con un plan de igualdad excluye a la empresa de licitaciones y contratos con el sector público. La Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, en su artículo 71.1 d), establece la prohibición de contratar con empresas de 50 o más trabajadores que no cumplan con la obligación de contar con un plan de igualdad
  • Una empresa que no cumple con la obligación de tener plan de igualdad no puede acceder al sistema de bonificaciones. El artículo 8 e) del Real Decreto-ley 1/2023, de 10 de enero, establece que, para ser beneficiario, se requiere contar con el correspondiente plan de igualdad, en el caso de las empresas obligadas legal o convencionalmente a su implantación

 

Desde marzo de 2022, el incumplimiento de esta obligación supone una infracción recogida en la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social (LISOS). Si la Inspección de Trabajo entendiera que un negocio que está obligado a tener el plan de igualdad no lo tiene o lo ha hecho de manera incorrecta podría imponer sanciones de hasta 7.500€, en su grado máximo.

Tal y como avanzó este diario, la Seguridad Social recordó el pasado octubre, a través del último boletín de noticias RED, ha recordado las consecuencias -además de las sanciones por parte de la Inspección de Trabajo- para aquellas empresas que, pese a estar obligadas a contar con un plan de igualdad, no lo hayan puesto en marcha.

Principalmente, se trata de la retirada de las bonificaciones y reducciones de las cuotas que pagan por sus empleados a la Tesorería. Según afirmaron, estos negocios “no deberán incluir, en las altas o variaciones de datos, aquellos datos como identificadores de colectivos o supuestos a los que resultan de aplicación las bonificaciones o reducciones de cuotas.”

 

En caso contrario, si el negocio que no cuenta con un plan de igualdad pese a estar obligado a ello aplica de igual forma las bonificaciones y reducciones, deberá devolver “todas las cantidades dejadas de ingresar, con el recargo y los intereses de demora correspondientes, según lo establecido en las normas recaudatorias en materia de Seguridad Social”, explicaron desde la Tesorería.

 

 

 

Fuentes: https://www.uso.es/tu-empresa-no-tiene-plan-de-igualdad-argumentos-para-comenzar-a-negociarlo/
https://www.autonomosyemprendedor.es/articulo/laboral/cada-diez-pymes-tienen-plan-igualdad-pesar-estar-obligadas-sanciones-consecuencias/20231127000658033365.html

Igualdad